Javiyú, la máquina que conquistó a Turquía

Veinte ejemplares de la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA desembarcaron en ese país junto al know-how de la tecnología argentina. Con bajo costo y mantenimiento, se posiciona cada vez más en el mercado internacional.

20 ejemplares de la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA desembarcaron en ese país, junto al know-how de la tecnología argentina. Con bajo costo y mantenimiento, se posiciona cada vez más en el mercado internacional.

Su fama trascendió las fronteras latinoamericanas: Javiyú, la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA, ya desembarcó en Turquía, que compró 20 máquinas y se convirtió en el quinto país en elegirla, después de Brasil, Paraguay, Venezuela y Colombia. En lo que va del año, ya se vendieron 260 ejemplares y, en la Argentina, el modelo representa el 40% del parque de cosechadoras de arrastre.

Las máquinas desembarcaron en Sanliurfa, una ciudad considerada como “la región núcleo del cordón productivo algodonero de ese país”, explicó Marcelo Paytas, especialista del INTA Reconquista (Santa Fe) que participó de la misión a Turquía para entregar las cosechadoras y brindar asesoramiento, enmarcado en un paquete tecnológico de manejo óptimo del cultivo. “La propuesta es incorporar prácticas agronómicas en surcos estrechos, tal como se trabajó con los productores y asesores en estos últimos seis años en la Argentina”, señaló.

El técnico explicó que buscaron posicionar el “paquete tecnológico que desde la institución proponemos para  la producción de algodón, que va más allá de la incorporación de una máquina para cosechar”.

De acuerdo con el técnico del INTA, los productores y asesores turcos comprendieron que, para adoptar la cosechadora, también “necesitan incorporar ciertas prácticas de manejo agronómico del cultivo, como regulación de crecimiento, defoliación, desecación, uso de maduradores para uniformar la apertura de bochas a cosechar, uso oportuno del riego, entre otras cuestiones”.

Con bajo costo de adquisición y mantenimiento, la Javiyú –que significa “capullo” en guaraní- cambió el paradigma en el manejo del algodón ya que permitió mecanizar la cosecha en pequeñas superficies: aún cuando se adapta a distintas escalas de producción, fue especialmente desarrollada para los pequeños y medianos productores.

 

VER MÁS NOTICIAS SOBRE:
EMPRESA: 
RUBRO: 
TEMA:
ETIQUETAS: Comercio exterior, Cosechadoras, INTA

TE PUEDE INTERESAR

Jacto inaugura su nueva planta industrial en Argentina

Tiene 3.600 m2 y le permite a la empresa empezar a producir localmente tres modelos de atomizadoras de arrastre y la pulverizadora autopropulsada Uniport 3000.

Claas anticipa las ocho claves de Experiencia Forrajera y en Cosecha

El 23 de febrero, en Ameghino, se analizarán a fondo las tecnologías de manejo y mecanización para lograr mejores reservas forrajeras y optimizar la recolección.

Grass-Cutter incorporó nuevo equipamiento en la fábrica

Sumó dos tornos de control numérico para elevar la productividad de la planta. También la reorganizó con un nuevo layout.

Produmat certificó las normas de calidad ISO 9001

Es para los procesos fabriles involucrados en la producción de agropartes y otros equipos.

Mainero ofrece el cabezal MDD-100 a tres años, en pesos y cuotas fijas

El crédito directo de fábrica alcanza también a la línea de rotoenfardadoras y a la tolva 5272 de 27.000 litros. Tiene vigencia durante febrero.

John Deere fue reconocida entre las empresas más éticas del mundo

El Instituto Ethisphere incluyó por decimosegundo año consecutivo a la compañía en el ranking anual de las empresas que se destacan por las prácticas éticas en los negocios.

Productos destacados

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa:


2016-12-19T19:33:07+00:00