22/07/2019 | Noticias | Comercio exterior

Claas superó los 2.000 cabezales girasoleros exportados desde Argentina

El desarrollo totalmente nacional representa un negocio de U$S 6,5 millones anuales. En 2020 se probará el prototipo de una nueva versión.

Claas ha superado los 2.000 cabezales girasoleros Sunspeed exportados desde Argentina y que son fabricados en la planta que la compañía posee en Ameghino (Buenos Aires).

El producto fue diseñado por la filial argentina de Claas y se envía para equipar las cosechadoras de la marca en todo el mundo.

El negocio de los cabezales girasoleros representa para Claas Argentina un monto de más de U$S 6,5 millones en exportaciones, con Rusia y Ucrania como los principales destinos.

Comienzos

La aventura comenzó 13 años atrás, cuando Reynaldo Postacchini, vicepresidente de la filial argentina, decidió probar suerte en un concurso abierto por Claas a nivel mundial para la fabricación de cabezales girasoleros.

El ganador se convertiría en el proveedor oficial de la marca para las máquinas del mundo.

Claas recurrió a Adrián Brohme, un ingeniero aeronáutico egresado de la Universidad Nacional de La Plata, que apenas un año atrás había ingresado a la empresa.

La fabricación del primer prototipo tuvo lugar en 2005 en la fábrica de Allochis, firma que tiene una sociedad estratégica con Claas.

Elegido

Adrián Brohme

“Contábamos con poca gente y maquinaria, pero finalmente llegamos a tiempo y nos presentamos en Hungría”, recuerda Brohme.

Allí se realizaron las distintas pruebas del concurso que terminaron consagrando al modelo argentino por sus claras ventajas sobre el resto de los competidores.

“Nuestra principal virtud era la cantidad de hectáreas que podíamos hacer por día, sobre todo en terreno sucio, donde nuestro equipo era mucho más eficiente”, explica el responsable del desarrollo de los girasoleros argentinos.

Sistema

Además, el cabezal llamó la atención de los técnicos europeos por su exclusivo sistema de cosecha sin tallos, que optimizaba las tareas de trilla y separación, reduciendo el consumo de combustible hasta 4 litros respecto a su contrincante más cercano.

“En cambio, los equipos europeos cosechaban la planta completa y tenían que procesar tanto el tallo como la hoja”, remarca Brohme.

“Por eso se complicaba a la hora de hacer la limpieza y se obtenía un producto mucho más sucio”, añade.

En 2007 salieron desde Ameghino hacia el mundo los primeros Sunspeed, los únicos cabezales que la marca germana no produce en su planta de Hungría.

“A partir de ahí los pedidos se hicieron cada vez más grandes y fuimos evolucionando en el tiempo hasta llegar a los actuales 300 equipos de exportación al año”, relata Brohme.

Renovación

Pero la gran novedad saldrá a la luz en dos años aproximadamente, cuando otra vez Claas lance al mercado un nuevo equipo en el que Brohme se encuentra actualmente trabajando.

“Ahora estamos en la etapa de desarrollo, pero ya tenemos fabricado el prototipo para empezar con las primeras pruebas. La idea es que el próximo año el producto sea enviado a Europa para probarlo”, anticipa Brohme.

CONSULTAS

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa: