01/10/2019 | Noticias | Enfoque técnico

Las rotoenfardadoras lideran el podio de la evolución en maquinarias

Constituyen el rubro que logró el mayor aumento de productividad sin cambiar de tamaño, según Marcos Formica, especialista de Mainero.

Las rotoenfardadoras están en el sitio más alto del podio de la evolución en todos los rubros de las maquinarias agrícolas.

El concepto, que se puede aplicar al mercado argentino y al resto del mundo, pertenece a Marcos Formica, Responsable de Investigación y Desarrollo de Mainero.

“Siempre hago la comparación con la cosechadora porque es el ejemplo más fácil”, señala Formica.

“La cosechadora de hoy, respecto a la de hace 30 años, creció mucho en potencia y en tamaño para aumentar la productividad”, agrega.

Mientras la cosechadora tuvo que incrementar sus dimensiones y su potencia para evolucionar, la rotoenfardadora lo hizo manteniendo el tamaño.

“La rotoenfardadora, como ejemplo de desarrollo, es buenísimo porque se afinó tanto todo que, comparada con la de hace 30 años, tiene el mismo tamaño, la potencia que consume es exactamente igual pero la productividad se quintuplicó”, sostiene Formica.

Performance

“Con la misma potencia que antes se podía hacer un rollo cada 4 minutos, ahora se hace un rollo cada 45 segundos”, analiza el especialista de Mainero.

Actualmente, las rotoenfardadoras desarrollan velocidades máximas de 15 a 17 kilómetros/hora, se mejoraron todos los mecanismos de la máquina y hay una gestión electrónica integral, cuando hace 3 décadas el equipo era puramente mecánico.

“En los últimos 10 años, la presión sobre la tecnificación de la rotoenfardadora fue terrible y la que viene también lo será”, subraya Formica.

Y añade: “La tecnificación de una rotoenfardadora ya no va más por la capacidad”.

Variables

“La máquina tiene un límite en cuanto a capacidad de tragada. Hoy traga 30 kilos por segundo”, indica Formica.

La capacidad actual de tragada se define según 2 variables: Densidad de la hilera y la velocidad de avance. Ya están al límite las dos.

“Entonces, la evolución viene por achicar tiempos muertos. La rotoenfardadora tiene muchas paradas de tiempos muertos”, explica Formica.

En ese aspecto, se pasó de atar con 2 hilos a hacerlo con 4 para bajar el tiempo de atado de 40 a 20 segundos.

“Con el atador de red se pasa de 20 segundos a 5 o 6. Y en el tema de la expulsión del rollo pasamos de la barra a una expulsión con rampa. La clave es ser eficiente en el uso del tiempo”, considera Formica.

CONSULTAS

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa: