Picadoras de forraje

La ganadería intensiva catapultó el surgimiento de máquinas de nueva generación para el procesamiento de forrajes. MARCAS – MODELOS – TENDENCIAS – ESTADÍSTICAS

RANKING 👉 PICADORAS EN ARGENTINA
Las picadoras de forraje más potentes disponibles en Argentina (potencia nominal).
Table by Visualizer

Fuente: Maquinac.
Las picadoras de forraje son uno de los segmentos más activos de la maquinaria agrícola, con una gran evolución tecnológica.
MERCADO
En la última década, las ventas de equipos autopropulsados een el mercado local reportó una media de 60 unidades anuales.
En 2020 se comercializaron 36 unidades y las previsiones para 2021 es un fuerte inctremento de la actividad.
OFERTA
10 marcas nacionales e internacionales compiten en el mercado nacional de picadoras de forraje, con una oferta disponible de más de 20 modelos, incluyendo equipos autopropulsados, de arrastre y montados.
Las marcas globales dominan el segmento de picadoras autopropulsadas.
A eso se agregan distintas alternativas de picadoras de arrastre o montadas, segmento donde participan marcas de fabricación nacional.

Tendencias Tecnológicas

El parque de picadoras de forraje ha experimentado una fuerte renovación en los últimos 15 años, tanto en la Argentina como a nivel mundial.
La evolución de los equipos siguió una línea trazada por la intensificación ganadera que, a su vez, impulsó formas de alimentación como el silaje.
En consecuencia, cada vez fueron más necesarias las máquinas de mayor productividad, que estén en condiciones de procesar los cultivos forrajeros en poco tiempo y con alta precisión.
Potencia. Los modelos de picadoras de última generación operan con motores de más de 550 HP, necesarios para trabajar con unidades de mayor capacidad de procesamiento y mayor velocidad de trabajo.
Transmisión. Los motores incorporan sistemas de frenado integrado y dotados de funciones para mejorar la tracción y reducir el consumo de combustible.
Ancho. Los cabezales se han expandido hasta los 8 metros, a fin de incrementar la cantidad de material que ingresa a las máquinas. Pueden procesar hasta 7 toneladas/minuto.
Corte. Ofrecen diferentes variantes, como cuchillas circulares contrarrotantes, corte directo, recolección de pasturas andanadas y recolección de espigas de maíz.
Transmisión. Puede ser mecánica, mecánica con carga variable del cabezal o hidráulica. En las picadoras más recientes, hay un sistema de acople rápido.
Control. Se incorporaron sistemas de detección automática del cabezal, con el fin de activar las calibraciones y configuraciones memorizadas de forma automática en los controladores de la máquina.
Sincronización. Se avanzó en mecanismos para que los cabezales trabajen de modo sincronizado con los rolos y se eviten los atoramientos en el centro de la picadora.
Tamaño. Se modifica variando la velocidad de los rodillos alimentadores o modificando el número de cuchillas del rotor picador. A mayor velocidad de los rodillos alimentadores, se logra un mayor tamaño de picado y la velocidad del rotor picador no varía.
Longitud. Surgieron sistemas inteligentes que regulan automáticamente la longitud de corte en función del contenido de humedad. Combinan su detección en tiempo real con los parámetros predefinidos de largo de corte.
Humedad. Se incorporaron sensores que informan tiempo real, en el monitor de la cabina, el valor instantáneo y promedio de humedad. Se montan en el sistema de descarga de la picadora y están calibrados para maíz y pasturas.
Rotores. Los cuerpos de picado sumaron nuevos diseños para obtener uniformidad de corte y también un corte neto.
Dosificación. Se mejoraron los mecanismos para lograr una mayor o menor agresividad de procesado, según se trabaje sobre un grano más lechoso o más ceroso respectivamente. Así se optimiza el aprovechamiento del grano en el rumen.
Dientes. Las picadoras de última generación incluyen quebradores equipados con rolos que pueden variar la cantidad de dientes y trabajar diferencialmente con maíz o sorgo.
Crackers. Representan una innovación que permite el procesado de los granos de maíz en cualquier estado de madurez, aún con más de 45% de materia seca.
Descarga. Los tubos de descarga cuentan con tecnología para lanzar el material picado hacia los laterales o hacia atrás. También hay sistemas que adaptan la tapa y la dirección del codo para que se descargue en un sector determinado del acoplado o carro forrajero.
Datos. Actualmente hay sensores que se instalan en el codo de descarga para medir en tiempo real parámetros como materia seca, fibra, proteína y almidón.
Conectividad. Todos los sistemas y procesos de trabajo de la picadora están interconectados de manera inteligente, y la información se envía a la pantalla de la cabina y se puede transmitir a dispositivos móviles para el control de la tarea.
Regulaciones. Existen avances tecnológicos para que las picadoras regulen, automáticamente, la velocidad de avance, la potencia del motor, el guiado y la descarga del material, entre otras funciones.
Inoculación. Fueron mejorados los mecanismos de aplicación y surgieron tanques endotérmicos que protegen al inoculante de las altas temperaturas y los rayos del sol para que mantenga su efectividad.
GALERÍA DE PRODUCTOS